La educación especial es la modalidad del sistema educativo destinada a asegurar el derecho a la educación obligatoria de las personas con discapacidades, con el propósito de generar una cultura inclusiva, partiendo del modelo social de la discapacidad.

La educación especial se remonta al siglo XVI, cuando los sordos podían acceder a clases diferenciadas. Con el tiempo, la educación especial se institucionalizó y se orientó a todo tipo de capacidades diferentes.

El objetivo de la educación especial es, en definitiva, proporcionar las herramientas educativas necesarias para aquellos que tienen necesidades diferentes a la media. De esta manera, los niños que sufren algún tipo de discapacidad pueden acceder a la formacion y desarrollarse en plenitud, de modo tal que puedan insertarse a la vida adulta con mayor facilidad. Se busca, en lo posible, ayudar a que los niños se transformen en adultos independiente, que puedan valerse por sí mismos gracias a la educación recibida.

Educación especial en niños superdotados

Es necesario aclarar que, pese a que suele relacionarse este tipo de enseñanza con la ausencia de determinadas habilidades que suelen tener los pares de un individuo, también existe este tipo de educación para los niños  superdotados , los cuales tienen capacidades más avanzadas que el resto de los estudiantes de su edad y necesitan un plan de estudios que se amolde a sus necesidades.

La Educación Especial es una modalidad de la Educación Básica que ofrece atención educativa con equidad a alumnos con necesidades educativas especiales con o sin discapacidad y/o aptitudes sobresalientes, de acuerdo a sus condiciones, necesidades, intereses y potencialidades, su práctica se basa en el enfoque de la educación inclusiva, entendida como un conjunto de procesos orientados a eliminar o minimizar las barreras que limitan el aprendizaje y la participación de todo el alumnado. Las barreras, al igual que los recursos para reducirlas, se pueden encontrar en los elementos y estructuras del sistema educativo, como en escuelas, en la comunidad, y en las políticas locales y nacionales.

La inclusión es un reto de la educación básica que establece orientar la práctica educativa en acciones encaminadas a incorporar al sistema educativo nacional a niñas, niños y jóvenes que, por alguna otra causa de índole social, cultural, de desigualdad de género y/o económica, no tienen acceso al sistema educativo y/o se encuentran en riesgo de exclusión de los servicios educativos.

Para cumplir con su cometido, la Educación Especial ha de brindar:

  • Procesos de asesoramiento y acompañamiento metodológico a los profesores de educación básica
  • Atención y monitoreo a los alumnos
  • Orientación permanente a los padres
  • Difusión y sensibilización permanente a la comunidad

 

Mercedes