El Programa Nacional de Salud para los Pueblos Indígenas lleva adelante acciones sanitarias de promoción y prevención desde una perspectiva intercultural.

Se diseñan y proponen iniciativas orientadas a identificar y remover las barreras que condicionan el acceso al sistema de salud, sean estas económicas, geográficas, sociales, culturales o lingüísticas.

Las comunidades, pueblos y naciones indígenas son aquellos que, teniendo una continuidad histórica con las sociedades pre-invasoras y pre-coloniales que se desarrollaron en sus territorios, se consideran distintos de otros sectores de las sociedades que prevalecen actualmente en esos territorios, o partes de ellos.

Las comunidades indígenas son las primeras en sufrir los impactos de las empresas forestales en los bosques nativos y la contaminación de las mineras en las montañas. La pérdida de sus tierras para producción de ganado u otros alimentos, y el asesinato de líderes defensores y defensoras ambientales son constantes.

Los pueblos indígenas son herederos y practicantes de culturas únicas y formas de relacionarse con las personas y el medio ambiente. Los pueblos indígenas han conservado características sociales, culturales, económicas y políticas que son distintas a las de las sociedades dominantes en las que viven. A pesar de sus diferencias culturales, los diferentes grupos de pueblos indígenas de todo el mundo comparten problemas comunes relacionados con la protección de sus derechos como pueblos distintos.

Los pueblos indígenas de todo el mundo han buscado el reconocimiento de sus identidades, sus formas de vida y su derecho a las tierras, territorios y recursos naturales tradicionales por años; sin embargo, a lo largo de la historia, siempre se han violado sus derechos. Los pueblos indígenas son, posiblemente, uno de los grupos de personas más desfavorecidos y vulnerables en el mundo hoy en día. La comunidad internacional reconoce ahora, que se requieren medidas especiales para proteger los derechos de los pueblos indígenas del mundo. 

En esta zona geográfica de Argentina, existen cinco pueblos aborígenes: Mbyá Guaraníes, Mocoví, Pilagá, Toba y Wichi. Viven en pequeñas comunidades de cinco familias lideradas por un pai. En Argentina se calcula que su población es de 8.000 personas.

Mercedes