El servicio del Hospital Regional cumple 10 años garantizando el derecho a la identidad.

El ministro de Salud, Luis Martínez y el coordinador de la Maternidad, Dr. Eduardo Allub acompañaron a los integrantes del Servicio y destacaron su labor que ayuda a garantiza el interés superior del niño en cumplimiento de la Ley Nacional 24.540. Además hoy se celebra el Día Mundial de la Dactiloscopia en la que los identificadores, que conmemoran su día subrayaron “el gran apoyo con que cuenta el Servicio en la Maternidad desde el gobierno de la Provincia”. Cabe destacar que existen servicios de identificación en las principales maternidades provinciales, tanto en Capital y La Banda como en el interior.

“El servicio brinda un resguardo y una seguridad de la identidad a la mamá que viene a tener su bebé en la institución. Trabajamos a través de las huellas digitales papiloscópicas que son únicas de cada ser humano. Eso garantiza la identidad”, explicó Fermín Ramón Ledesma, responsable del Servicio de Identificación en la Maternidad del Hospital Regional.

“Un día normal de un identificador es bastante agitado, se trabaja las 24 horas en turnos. Somos 14 personas que tratamos de cumplir nuestra tarea con mucha predisposición y vocación”, afirmó.

El identificador o identificadora es parte del equipo de parto y está en cada nacimiento sea por parto normal o cesárea. Su trabajo comienza cuando la mamá embarazada ingresa al servicio en trabajo de parto.

“A partir de los 6 centímetros de dilatación, tomamos los datos de la mamá y registramos todos los datos en una ficha que viene numerada y es única. También se toman las huellas de los 10 dedos de la madre y se solicita el DNI para realizar el estudio comparativo entre la huella de pulgar derecho tomada en la ficha identificadora con la huella que se encuentra en el DNI y se le coloca una pulsera codificada junto con la ficha de identificación”, explica Ledesma.

Luego la paciente pasa a la sala de parto o al quirófano si es cesárea y el identificador acompaña ese movimiento. “Apenas nace el bebé se realiza la identificación tomando las huellas del pie y la mano del  bebé y se coloca una pulsera inviolable al bebé. Posteriormente se recogen los calcos de ambos pulgares de la madre en la misma ficha donde se extrajo las huellas del recién nacido.

En el alta final también se realiza el procedimiento de identificación y confrontación de los datos y huellas de madre-niño con los datos y huellas tomados en su nacimiento. También verificando los datos de su DNI con los datos de historia clínica y ficha papiloscópica.

Florencia Ramírez, integrante del equipo está desde el momento de su creación y dijo que “este servicio es muy importante. Cuando comenzamos era algo desconocido, también para las madres. Nosotros les explicamos que cada uno de nosotros tiene una huella diferente, las clasificamos y ellas se quedan tranquilas al ingresar sabiendo que protegemos la identidad del binomio madre e hijo. Saben que consta un documento que está archivado, una pulsera que los identifica con el mismo número. Es una labor pequeña pero a la vez muy importante y esperamos que se conozca cada día más”.

El objetivo es brindar identidad al 100 % de los recién nacidos evitando así sustracción, cambio, venta, robo o supresión de identidad.

Por Mercedes