Los santiagueños que integran este proyecto son: Gonzalo Barrionuevo, Claudio Lemoine, Natalia Romero, Matías Maldonado y Gastón Ruíz. 

La mascarilla permite registrar los valores de los signos vitales del usuario y mostrarlo por un periférico de salida al público cercano y también cuenta con una aplicación móvil en donde se almacenan los valores de los signos vitales en una base de datos, y ante la alteración de los signos vitales como ser temperatura, ritmo cardíaco, entre otros.

 La cual brinda protección y testeo activo por 30 horas con cada carga mediante un dispositivo USB.

 Su nombre significa cáscara y deriva del Quichua y esta cáscara está para protegernos”. “Ckara 3.0, es el nombre que hemos elegido para nuestro producto, un producto desde Santiago del Estero para el mundo.

Un grupo de santiagueños desarrollaron una mascarilla facial inteligente “que incorpora sensores de última generación y se encuentra elaborada en máquinas 3D, con un polímero semiorgánico, el cual no produce reacciones químicas ni alergias al usuario, es de fácil uso y de fácil descontaminación, también es amigable con el medio ambiente ya que cuenta con un manual en formato digital aprovechando las nuevas tecnologías”, explicaron los expertos que trabajaron en su construcción.

A través de la emergencia sanitaria, han sido diversos los desarrollos de herramientas y de insumos que se fueron gestando con la finalidad de poder contener el avance de la pandemia. Los mismo destacaron que este producto viene a sumarse a los disponibles para enfrentar al Sars Cov-2.

Mercedes