El secretario de Municipios, Avelino Zurro, y el subsecretario de Relaciones Municipales, Pablo Giles, del Ministerio del Interior, confirmaron que habrá una “fuerte inyección presupuestaria” el año próximo al programa Municipios de Pie, a fin de cumplir con el mandato del presidente Alberto Fernández orientado a que llegue asistencia financiera a los 2.300 municipios de todo el país.

Tras la presentación del programa asistencial a municipios por 1.086 millones de pesos que el Presidente encabezó a mediados de mes desde la Residencia de Olivos y en contacto virtual con 160 intendentes, Zurro y Giles, dieron detalles sobre el estado en el que encontraron a la actual Secretaría de Municipios, degradada durante el Gobierno anterior dentro de la estructura del Ministerio del Interior.

Bajo el macrismo, esta dependencia tuvo una “política de enlatados” para destinar la mayor parte de los recursos a la “compra de luces led y juegos para plazas” y en ese contexto se encontraron “más de 800 expedientes sin rendir sobre los 2.300 municipios”, una situación que “traba futuras gestiones” de apoyo de la cartera de Interior.

“Nosotros somos absolutamente conscientes del daño que produjo el Gobierno anterior sobre el tejido económico, social y económico de la Argentina. Nada de lo que le ocurre a los municipios puede ser ajeno a esto que pasó”, sostuvo Zurro.


Destacó la rápida implementación de Municipios de Pie, en marcha desde principios del año pero presentado formalmente este mes, al que define como un programa que se propone “llegar a todo el territorio nacional, de manera absolutamente federal” a partir del trabajo coordinado “con cada uno de los intendentes”.
Lo definió como un “nuevo modo de trabajo y de resolución” de las problemáticas y necesidades de cada distrito para “mejorar la calidad de vida” de los ciudadanos.

Las propuestas de los intendentes, aprobadas por la cartera del Interior, derivaron en proyectos que van desde “el fortalecimiento de sistemas de salud” hasta “la rediscusión del tratamiento de los residuos”, además de otras iniciativas sobre “política de género” y “herramientas” para fomentar el “deporte y la cultura” como “método de inclusión social”, al igual que la apertura de talleres para impulsar la “producción y el empleo”.

Giles, por su parte, destacó la decisión política de Fernández de volver a jerarquizar el área de municipios y elevarla nuevamente a rango de Secretaría para trabajar con las intendencias que “tienen un rol fundamental y central en la vida democrática, política y en la construcción de un sistema federal inclusivo que atienda los problemas de la gente de una manera concreta y directa a lo largo y a lo ancho del país”.

Sostuvo, además, que ahora se cuenta con capacidad para “resolver problemas estructurales”, a partir de un trabajo que “pone en valor las experiencias de cada uno de estos Gobiernos locales del país, transformándolas en programas y proyectos con impacto directo en cada uno de estos territorios”.

“El programa surge producto de una situación muy grave que veníamos arrastrando previo a la pandemia, que fueron los cuatro años de endeudamiento, de quitarle jerarquía a las políticas destinadas a los gobiernos locales, pero también de abandono de políticas públicas de impacto directo en la población, al menos a nivel masivo”, explicó Giles.

Esa situación, dijo, “afectó de manera muy directa a aquellos gobiernos que tenían que gestionar y hacerse cargo de los problemas de la gente con un Estado Nacional que no se hacía cargo de dar respuesta de manera directa”.
“El Presidente les contó a todos esos 160 intendentes qué es lo que nos había pedido a nosotros y al ministro: que escucháramos y articuláramos con todos los intendentes del país y que es, efectivamente, lo que venimos haciendo desde el primer día”, subrayó.

En base a ese diálogo, comenzaron a desandar buena parte de “las 800 rendiciones pendientes” porque “de ninguna manera el Estado Nacional le puede tirar toda la responsabilidad a los municipios”.

Por eso, Zurro detalló que se invitó a los intendentes a ingresar a un programa de capacitaciones con el objetivo de “dotarlos de herramientas para armar los proyectos”.

“Una vez firmado el convenio, se le transfiere el dinero muy rápidamente” con un plazo de seis meses para que “el municipio pueda rendir exactamente lo que dijo que iba a comprar”, apuntó.

Ambos funcionarios coinciden en asegurar que los 800 expedientes sin rendir ante el Ministerio además de “mostrar mucho desorden y desorganización” responde a “la concepción del Estado que tenía la gestión anterior”, del mismo modo que se evidencia ante “las once mil viviendas del Procrear que estaban listas para ser entregadas” por las que los ex funcionarios deberían “dar respuestas”.

“Nuestro objetivo es, de acá a diciembre, terminar de ejecutar esos 1.086 millones de pesos”, explicó el secretario, quien se mostró entusiasmado porque para el año próximo, de acuerdo al Presupuesto previsto, habrá “una inyección” de fondos muy importante para el área de Municipios.

Rodo Claramonte