Desde México se refirieron al hecho de frenar la producción debido a “posibles reacciones adversas” en la cura.

El desarrollo de la vacuna contra el coronavirus que su producción estaba pactada para llevarse a cabo en Argentina y  AstraZeneca debido ser suspendida como la Universidad de Oxford tomaron la decisión este martes debido a “posibles reacciones adversas” en la cura.

La alerta surgió el martes, cuando un paciente del Reino Unido presentó los síntomas que advirtieron a los científicos, de acuerdo a lo que reveló Infobae. Se calcula que la demora puede ser de entre tres y cuatro semanas, aunque desde el gobierno mexicano no brindaron precisiones sobre los plazos.

El subsecretario de Salud mexicano, Hugo López Gatell, aseguró que el ensayo “no es un evento inusual (…) la consecuencia puede ser que se retrase la llegada de la vacuna” a la región. Así, el funcionario solicitó evitar especulaciones al respecto de la seguridad de las dosis.

El comunicado de AstraZeneca por la vacuna contra el coronavirus

En la comunicación, AstraZeneca detalló que su proceso “gatilló una pausa en la vacunación para permitir la revisión de la información del paciente”. Además, destacaron que se trata de una “acción de rutina” que se encuentra dentro de los protocolos para esta clase de eventualidades.

“Tiene que suceder cuando, durante el desarrollo de las pruebas, tiene lugar una enfermedad que potencialmente no tenga explicación”, explican desde la empresa. En la misma línea, detallaron: “La decisión asegura que se mantenga la integridad de las pruebas”.

“Durante el transcurso de pruebas de gran envergadura habrán enfermedades aleatorias, pero estas deben ser revisadas de manera independiente. Estamos trabajando para acelerar la revisión de este único evento para minimizar cualquier potencial impacto en los objetivos temporales de la prueba. Estamos comprometidos con la seguridad de nuestros participantes y mantenemos los más altos estándares en nuestras pruebas”, afirmaron desde AstraZeneca.

Mercedes