Los Carnavales han sido una fiesta masiva durante siglos. Los griegos celebraban numerosas fiestas de este tipo en honor del dios del vino.

Los romanos las siguieron celebrando en honor a Boca y durante las Saturnalia, donde los hombres pasaban un día entero en estado de embriaguez y según la tradición, los amos y los soldados se intercambiaban la ropa. La Iglesia Católica romana adoptó más tarde estas celebraciones hasta el Miércoles de Ceniza, el primer día de Cuaresma del calendario cristiano. “Entrudo” es el nombre de un festival portugués que al parecer está en el origen del Carnaval de Río. El primer baile del Carnaval de Río se celebró en 1840 y los participantes bailaban polcas y valses, en contraposición con la samba, que no fue introducida hasta 1917.

El término Carnaval se dice que deriva del latín Carne Vale, es decir “Adiós a la carne”. Se realizaba de acuerdo con la Cuaresma, un período de 40 días de abstinencia de consumo de carne, alcohol, y otros placeres terrenales. Esta práctica de abstinencia comienza para los católicos el miércoles de Ceniza y se prolonga hasta la Pascua. Las fiestas del Carnaval de Río, de una semana de duración hasta el Miércoles de Ceniza, se han convertido en uno de los acontecimientos más famosos del mundo, visto por millones de personas, y en el que los desfiles de samba ocupan toda la ciudad, además del Sambódromo. Doce escuelas de samba rivalizan por el título del campeonato en el estadio que alberga el Carnaval de Río durante 4 días.

La Influencia Africana del Carnaval.

Los primeros carnavales de Italia consistían en bailes de máscaras con gran hincapié en los disfraces. La tradición se extendió pronto a otros países europeos, entre ellos Portugal, de donde nació el Carnaval de Brasil. Los portugueses llevaron numerosos esclavos de África, razón por la cual el carnaval presenta una importante influencia africana. Los africanos utilizaban máscaras y disfraces hechos con plumas, huesos, hierbas, piedras y otros elementos para invocar a los dioses y ahuyentar a los espíritus malignos. Todo ello tenía un significado simbólico en la tradición de esta región y ahora forma parte integral del diseño de los disfraces para el Carnaval de Río moderno.

La introducción del Samba en Brasil y el Nacimiento de las Escuelas de Samba. La música y el baile de Samba se asocian al carnaval en Brasil desde 1917. Originario de Angola y África Occidental y los esclavos la introdujeron en estas tierras encontrando en este tipo de música consuelo en tiempos difíciles. Con la abolición de la esclavitud, muchos de estos esclavos se trasladaron a Río, y se asentaron en lugares como Prace Onze y Cidade Nova que llegaron a ser importantes centros de la música y el baile de Samba. A medida que este ritmo ganaba popularidad, los compositores, los músicos y los bailarines se solían reunir para demostrar su talento, formando clubes y asociaciones que competían entre sí. Estos grupos supusieron la implantación de las escuelas de samba, cuyo primer desfile oficial tuvo lugar en 1932. La afición creció al mismo ritmo que el concurso hasta la formación de la Asociación de Escuelas de la Ciudad de Samba, en Río de Janeiro, la entidad que organiza los Desfiles durante el Carnaval de Río. Desde entonces, las “escolas” han evolucionado con el paso de los años hasta formar grandes organizaciones similares a empresas modernas. Disponen de medios y amplias infraestructuras que les permiten preparar el Carnaval de Río cada año. Cada escuela tiene un grupo incondicional de fans bien organizado mediante un equipo de gestión concreto. Muchas de ellas se dedican a mantener grupos sociales de su barrio con escasos recursos.

Mercedes