El presidente lo anunció durante el acto desarrollado en la cancha del Ferro con motivo del Día del Trabajador.

 

La iniciativa para reconvertir los planes sociales en trabajo genuino tendrá como puntapié los planes asistenciales que gestiona el ministerio de Trabajo. El beneficiario ingresaría a un trabajo formal con la ayuda estatal que pondría un voucher de 4 mil pesos. El Estado buscará dejar de sustentar económicamente a un desempleado y con este sistema apunta a subsidiar una parte del salario formal.

El límite para el cálculo del beneficio serían los salarios brutos de hasta $ 12.000 y podría haber excepciones según la región donde esté radicada la empresa que recibirá el auxilio.

El tope serían los salarios brutos de hasta 12 mil pesos y habría lugar para salvedades; de acuerdo a la región donde esté asentada la empresa que reciba el voucher.

A %d blogueros les gusta esto: