Tomar agua segura, evitar el sol directo y consumir frutas y verduras, son las principales acciones para protegerse de los efectos de las altas temperaturas.

Las condiciones climáticas y la radiación solar altas pueden afectar la salud, en especial la de los bebés y niños, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas

Para evitar golpes de calor, el Ministerio de Salud recomienda consumir mucho líquido, en especial agua fresca y de fuente confiable durante todo el día, aun si no se tiene sed, así como también evitar el consumo de infusiones calientes, bebidas alcohólicas y aquellas con mucha azúcar.

Además, sugiere que tanto niños como adultos mayores eviten exponerse al sol, especialmente entre las 10 y las 16, que permanezcan en lugares frescos y  que consuman frutas y verduras. A su vez, se aconseja utilizar ropa de colores claros, holgada y fresca.

Por otro lado, se aconseja no realizar actividades al aire libre cuando la temperatura y la humedad son elevadas, programar la actividad para las primeras horas de la mañana o al anochecer, hidratarse correctamente con agua cada 20 minutos y continuar hidratándose aún luego de finalizada la rutina; utilizar vestimenta que no acumule calor (evitar calzas largas, mangas largas, ropas oscuras); no enrollar plásticos alrededor del cuerpo; y realizar un control médico antes de iniciar cualquier actividad física.

En relación a los niños menores de 6 meses, es conveniente que la madre ofrezca el pecho con más frecuencia que la habitual. Para los niños mayores de 6 años, se aconseja ofrecerles bebidas en forma constante, aunque no lo pidan, como forma de evitar la deshidratación.

El golpe de calor se produce por la pérdida de agua y sales esenciales que el cuerpo humano necesita para el buen funcionamiento. Entre sus síntomas, pueden  presentarse fiebre, sed intensa, sensación de calor sofocante, piel seca, dolor de estómago, falta de apetito y náuseas, dolor de cabeza, mareos e incluso desmayo. En los bebés, también puede observarse la piel irritada por la transpiración en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y en la zona del pañal, irritabilidad  y llanto.

Ante la aparición de los síntomas descriptos  se deberá actuar de la siguiente manera:

  • Trasladar al afectado a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo. Hacer que mantenga la cabeza un poco alta.
  • Intentar refrescarlo mojándole la ropa, aplicarle hielo en la cabeza, darle de beber agua fresca o un poco salada
  • Solicitar ayuda médica.
  • No consumir medicamentos antifebriles.

Si bien cualquier persona puede sufrir un golpe de calor, los más vulnerables son los bebés; los niños pequeños; los mayores de 65 años de edad y quienes padecen enfermedades crónicas, respiratorias o cardíacas; hipertensión arterial; obesidad y diabetes.

 

Por Mercedes