El abordaje de la problemática de la violencia infantil en el ámbito de la Justicia provincial, requiere la intervención de profesionales y en ese contexto los equipos interdisciplinarios del Poder Judicial, trabajan para dar asistencia y acompañamiento a quienes transitan tales situaciones en el marco de un proceso judicial.
Para referirse al particular, la Lic. Vanesa Vaulet, integrante del Gabinete de Psicología Forense del Poder Judicial, explicó que en una situación de violencia hay dos partes; una que ejerce poder sobre otra, la que se manifiesta de diferentes formas; física, verbal, sexual, psicológica y específicamente, cuando se habla de violencia infantil, se hace referencia a aquella que ejerce un adulto sobre un niño o bien de un niño sobre uno de sus pares.
De tal manera, se trata de una vulneración de derechos, con consecuencias negativas en la vida y el bienestar presente y futuro de los NNA, por su incidencia en su salud física, mental, el desarrollo cognitivo y las relaciones interpersonales.
“El maltrato infantil es una problemática que está presente desde hace muchos años, en razón que se ejercía violencia contra el niño para disciplinarlo y de esta manera ejercer control sobre él, mediante maltrato físico o agresión verbal”, comentó
En ese sentido, remarcó que actualmente, en virtud del interés superior del niño como titular de derechos, con facultad de elegir y ser oído en el marco del proceso judicial, esa concepción ha cambiado y por lo tanto se judicializan esas situaciones de maltrato a menores.
“Desde que el hecho se judicializa, se activa un protocolo de intervención con diferentes organismos; SUBNAF (Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia de Santiago del Estero), DINAF (Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia), trabajadores sociales del Poder Judicial, principalmente mediando régimen comunicacional y en caso que se determine que el niño necesite otro tipo de contención se deriva a terapia psicológica para su tratamiento”, explicó
Asimismo, remarcó que desde el Gabinete de Psicología Forense, las intervenciones que se llevan a cabo dependen de los pedidos del juez en el marco del proceso judicial correspondiente.
En tanto, indicó que las pericias consisten en entrevistas, en las que mediante indicadores de técnicas psicológicas, por ejemplo, lo que el niño calla o no puede expresar en palabras, es posible determinar si sufre algún maltrato, si está a disgusto en el lugar donde vive o de qué manera ha internalizado la figura materna y paterna y que clase de información tiene, siempre teniendo en cuenta el caso particular del que se trate.
“Además, se emplea el dispositivo Cámara Gesell, que consiste en una sola entrevista que tiene por finalidad no revictimizar al niño evitando que tenga que volver a contar que tipo de padecimiento ha tenido”.
Finalmente, la profesional indicó que en el actual contexto sanitario las entrevistas, principalmente por causas de violencia familiar, se realizan de forma virtual, herramientas que resultan de gran utilidad para realizar las intervenciones y en ese sentido no se presentaron inconvenientes para llevar adelante las mismas, no obstante, en algunos casos limitan el accionar por la dificultad de aplicar técnicas proyectivas.

Rodo Claramonte

Deja una respuesta