El Centro de Simulación que depende de la Facultad de Ciencias Médicas (FCM) se encuentra en su última etapa de obra, y próximamente estaría en condiciones para ser utilizado por los estudiantes de Medicina de la Universidad Nacional de Santiago del Estero (UNSE), y por los equipos de salud de la Provincia, que requieran entrenamiento en este período de pandemia que se atraviesa y futuros requerimientos.
Así lo informó el decano normalizador de la FCM, médico especialista Eduardo Lian Allub, quien precisó que, ante la suspensión de las actividades presenciales por la situación sanitaria, el entrenamiento podría iniciarse de manera virtual.
El Decano explicó que “la estructura edilicia representa una réplica de un centro asistencial de salud y sus distintas instancias de atención: quirófano, sala de terapia intensiva, sala de internación, consultorios de atención y guardia de emergencias; además de áreas donde se realizarán prácticas para el desarrollo de habilidades y destrezas”.
La simulación recrea un escenario lo más fiel a la realidad en condiciones estandarizadas y permite que los estudiantes puedan resolver un caso clínico, mientras los observadores analizan las actuaciones específicas que pretenden evaluar.
Se trata de “una estrategia educativa que permite aprender y entrenar las habilidades y competencias requeridas para la actividad profesional, en un ambiente controlado y seguro para el operador y el paciente”. La repetición en maniquíes o simuladores da la posibilidad de reflexionar sobre la práctica, corregir errores y medir los avances.
“Será parte de una estrategia en el proceso de educación – dijo Allub – el estudiante hará un trayecto de aprendizaje basado en su propia experiencia, donde el docente actuará como facilitador, en escenarios que representan con máxima fidelidad la realidad, es decir, como habitualmente le tocaría en un ámbito asistencial”.

Equipos de última generación

En cuanto al equipamiento del Centro de Simulaciones, el Decano recordó que su compra fue posible gracias “al aporte del Gobierno de la Provincia, y el esfuerzo de la UNSE para finalizar la obra, lo que da cuenta de un trabajo interinstitucional muy importante”.
Precisó que los estudiantes “contarán con simuladores de baja, mediana y alta fidelidad. Éstos últimos simulan un paciente de manera real, con el que podrán interactuar y, utilizando diferentes aplicaciones, este muñeco electrónico pasará por procesos y procedimientos reales que vive un paciente”.
¿Cuáles serán las principales prácticas? Se harán entrenamientos con maniquíes o partes de muñecos para el aprendizaje de habilidades y destrezas individuales en procedimientos; se usarán plataformas virtuales, mediante la interacción con softwares, que permiten entrenar habilidades motoras como cirugías endoscópicas o endoscopía.
También será posible aprender en modelos quirúrgicos o clínicas inanimados que se han desarrollado en forma artesanal para la práctica de procedimientos (incluyen en la elaboración la impresión 3D).
Formación de excelencia
El objetivo del Centro de Simulación es fortalecer la relación de la teoría con la práctica a través de la enseñanza con simuladores, dando lugar a la práctica efectiva con la consiguiente disminución del error. Si bien sus principales beneficiarios serán los estudiantes de Medicina de la UNSE, Allub adelantó que también será un lugar de entrenamiento de los equipos de salud de la provincia, intención que se materializó en el reciente convenio firmado con el Ministerio de Salud de la provincia.
Al respecto, expresó: “Sabemos que estamos en una etapa de pandemia critica con ciertas prácticas que son importantes llevar a cabo y, en este sentido, el Centro de Simulación puede ser utilizado para el entrenamiento en vías aéreas superiores, entubaciones, etc.; al igual que en el manejo de emergencias obstétricas por ejemplo”.

Recursos humanos
Por estos días, según contó el Decano, “se están conformando los equipos informáticos que llevarán el comando del funcionamiento técnico y aplicaciones; también existe una coordinación general y docente, este equipo incluye a la mayoría de las asignaturas clínicas que tienen que determinar las competencias que el alumno obtendrá a través de la simulación”.
“La realidad de la pandemia hace que no tengamos actividad presencial, por lo cual es una alternativa trabajar desde la simulación virtual”, sostuvo.
En los últimos 20 años, la utilización de las simulaciones en la educación médica se ha extendido de forma progresiva en todo el mundo, como una forma de mejorar la formación de profesionales de la salud en todas las etapas de su trayecto educativo y como una forma de favorecer la seguridad de los pacientes y de evitar errores médicos.

Rodo Claramonte