La pandemia del coronavirus (Covid-19) exigió una gran cantidad de cambios en la vida normal de las personas. Desde quedarse en su casa por muchos días hasta evitar abrazos y besos, la enfermedad que surgió en China replanteó muchas prácticas e interaccciones entre las personas. Y aunque algunas como el lavado de manos o la necesidad de evitar tocarse la cara son menos notorias, otras lo son más. Entre ellas se encuentra el uso de tapabocas, barbijo o mascarilla, cruciales para evitar la propagación del coronavirus entre las personas. Y este elemento de protección vino con algunas quejas agregadas que variaban entre su incomodidad, una supuesta imposibilidad de respirar o, últimamente, el dolor de mandíbula.
Fotos y videos de calles repletas de personas usando tapabocas se volvieron comunes, y el barbijo se volvió un elemento crucial a la hora de salir de casa. Es que el uso de estos elementos es clave para disminuir los números de la pandemia. Según especialistas, el uso de protección facial no hace que las personas sean inmunes al contagio, pero tendencias de casos asintomáticos reportadas podrían sugerir que los cubrebocas logran que la enfermedad sea más leve, lo que podría reducir las hospitalizaciones y los fallecimientos.
Aun con todos los beneficios del uso del tapabocas, a lo largo de todo este año han surgido quejas y reticencias a la hora de utilizarlos. Una de ellas fue el dolor de mandíbulas, atribuido a la incomodidad que producen las mascarillas en el cuerpo humano. Sin embargo, Carles Subirà Pifarré, médico especialista en estomatología y director del Departamento de Odontoestomatología en la Universidad de Barcelona, explicó en un artículo publicado en The Conversation cuáles son las causas del aumento del dolor de mandíbulas.
Según el experto, las causas son varias, pero la relación entre “la aparición de alteraciones en la articulación témporo-mandibular” con trastornos psicológicos, especialmente entre personas que sufren alteraciones en la musculatura masticatoria, está entre las principales.
En este sentido, Subirá Pifarré subrayó que también existen reacciones psicológicas ante la gravedad de una pandemia mundial, el confinamiento y las muertes que también llevan al bruxismo, un trastorno que provoca rechinar o apretar los dientes excesivamente. De acuerdo con el médico, “las reacciones psicológicas individuales pueden depender de la vulnerabilidad individual a factores como la intolerancia a la incertidumbre, la sensación de ser más proclive a la enfermedad y la ansiedad”.
Cómo solucionar el dolor en las mandíbulas
Subirá Pifarré explicó que el uso de protectores para los oídos o extensores de las correas permiten eliminar los bucles de las orejas y eliminar los tirones o la compresión que las gomas de las mascarillas pueden causar
Además, cuando uno está en reposo, debería respirar principalmente por la nariz, ya que este tipo de respiración agrega humedad,calienta el aire que respiramos y favorece que la mandíbula permanezca en una posición de descanso.
“Usar correctamente las máscaras protectoras nos protege del contagio del Covid-19 y no debería causar dolores en nuestra mandíbula”, concluyó.

Rodo Claramonte