El sitio de estadísticas mundiales Our World in Data publicó esa información sobre la situación sanitaria de la última semana.

Para medir la tasa de positividad del virus del Covid-19, se calcula a partir del número de casos confirmados y el número de test realizados. Por falta de recursos, de dinero, de test, de organización y demás cuestiones coyunturales, nuestro país no ha mantenido una política de testeo importante, como la han tenido países desarrollados y también vecinos en la región.

De hecho, si uno observa la tabla mundial de test de COVID realizados desde el comienzo de la pandemia y teniendo en cuenta que se toman los 200 países en el mundo, el sitio Worldmeters muestra que nuestro país se ubica en el puesto 104 de países que más test hicieron de coronavirus por millón de habitantes.

Argentina no está dentro de los primeros 100 países que más testearon a su población desde el inicio de la pandemia, un dato preocupante para poder tener estadísticas certeras y a partir de esos datos trazar la mejor estrategia sanitaria posible para enfrentar la enfermedad, bajar los contagios, priorizar las vacunas y en definitiva, tener menos pacientes internados en UTI o fallecidos.

Así, hasta ayer, Argentina tenía 651.499 test por millón de habitantes. Muy lejos de los 1.064.452 de Alemania, 1.449.374 de Chile, 1.672.354 de Rusia, 2.229.265 de Australia, 2.882.478 de Francia, 6.239.685 de Reino Unido y Dinamarca, el país que más testeó, con 19.164.733 pruebas efectuadas.

Esa falta de testeos hace que el índice de positividad sea más alto. Lo ideal es hacer muchas pruebas diagnósticas para que los positivos encontrados sean pocos porcentualmente, idealmente por debajo del 10%, tal como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A %d blogueros les gusta esto: