Es importante mantenerse atento a algunos signos y síntomas que pueden indicar que las defensas del organismo están bajas y el sistema inmunológico está debilitado.

Cuando la aparición de síntomas como infecciones, fiebre y escalofríos son recurrentes pueden indicar que las defensas del organismo se encuentran bajas, y que el sistema inmunológico no está atacando y destruyendo como es debido a los organismos infecciosos que lo invaden, estos organismos pueden ser un virus, hongos o bacterias, haciendo con que se contraigan enfermedades con mayor frecuencia.

Por esto, es importante mantenerse atento a algunos signos y síntomas que pueden indicar que las defensas del organismo están bajas y el sistema inmunológico está debilitado, estos son:

  • Infecciones recurrentes, como amigdalitis o herpes;
  • Enfermedades simples, pero que demora en curarse o que se agravan fácilmente como por ejemplo la gripe;
  • Fiebre frecuente y escalofríos;
  • Ojos secos con frecuencia;
  • Cansancio excesivo;
  • Náuseas y vómitos;
  • Diarrea por más de 2 semanas;
  • Manchas rojas o blancas en la piel;
  • Caída acentuada de cabello;

Además de esto, al bajar las defensas del organismo aumenta la posibilidad de que aparezca el factor estrés, así se haya tenido una noche buena de sueño o el individuo haya estado de vacaciones.

El sistema inmunológico, o también llamado sistema inmune, es la defensa de nuestro cuerpo que se encarga de reconocer entre lo que pertenece o no al organismo, protegiéndolo del ataque por factores endógenos como tumores o fenómenos autoinmunes, o por factores externos como microorganismos o toxinas.

El sistema inmune está conformado por: Células de defensa que es el caso de los glóbulos blancos, monocitos, macrófagos y linfocitos, por ejemplo, los cuales combaten la infección y eliminan los organismos infecciosos; Órganos inmunitarios y; Barreras físicas que evitan la entrada de microorganismos en el organismo como por ejemplo la piel, la acidez del estómago, las lágrimas y la saliva.

El sistema inmune generalmente se debilita durante una gripe o resfriado y, por esto, en estos períodos es más fácil contagiarse con otra enfermedad como amigdalitis, sin que sea necesario tener algún problema de salud.

Durante el embarazo es normal que las defensas del organismo disminuye, esto ocurre debido a las alteraciones hormonales y a los cambios en el cuerpo de la mujer, por lo que se debe mantener mucho más cuidado de evitar enfermedades como gripes e infecciones urinarias.

Para evitar complicaciones es importante acudir siempre a las consultas de cuidado prenatal; realizar una alimentación rica en frutas y vegetales ricos en antioxidantes como la naranja, piña, limón, zanahoria y coles y; colocarse la vacuna de la gripe durante el embarazo.

Mercedes